¿Amenaza más el terrorismo ahora a Europa que antes?


La convulsión mundial no solo afecta a las zonas de mayor conflicto y enfrentamiento armado  en el mundo, los fanatismos y fundamentalismos, en especial, el islámico hace estragos en Europa de forma más amenazante que nunca. 

En los que va del año 2017 se han registrado al menos 15 ataques a civiles inocentes,  siendo el último (hasta ahora) el de las Ramblas en Barcelona con un saldo de 16 fallecidos y centenas de heridos. 

París, Londres, Estocolmo, Berlín, Niza y hasta Miami, han sido sede de los más brutales ataques a civiles en los dos últimos dos años. Europa ha encendido las alarmas pero parece imposible detectar cuándo, dónde y cómo actuaran los terroristas. 

¿Por qué matan a civiles inocentes? 

Recordemos que en este caso los terroristas obedecen a una interpretación particular del Corán, bajo la cual consideran “profano todo aquello que no esté dentro de sus preceptos y tienen como misión hacerle un favor a la humanidad y a Mahoma”  asesinando a personas que no compartan su religión y cosmovisión. 

Esto no quiere decir que todos los musulmanes sean fundamentalistas o asesinos. Gran parte de la comunidad musulmana del mundo (Chiíes y suníes)  han condenado los actos que promueve ISIS en la región. 

Declaración de guerra  

Tras el atentado del 14 de julio en la ciudad de Niza, en Francia, el presidente Francois Hollandele declaró la guerra al Estado Islámico y ha reforzado severamente la seguridad de su país para desarticular las células terroristas. 

A pesar de esto y la cooperación de la Unión Europea, acabar con ISIS no es tarea fácil para los gobiernos puesto que está organización opera en forma clandestina y nadie sabe a ciencia cierta cuántos son, quienes son y dónde está cada uno de sus miembros. 

¿Hay que temerle al terrorismo? 

Sin duda alguna el terrorismo amenaza mucho más que antes a Europa, y los ciudadanos de los países afectados sienten un especial temor de andar por las calles o centros nocturnos debido a la posibilidad de un repentino ataque  como el de Mateen en Miami o un atropellamiento masivo como el que llevó a cabo Anis Amri en Berlín. 

Lo cierto es que hay que tomar las previsiones necesarias  y estar consciente que Europa vive las secuelas de un conflicto que lleva mucho tiempo gestándose en el medio oriente y al cual no se le prestó la atención debida.